3 leyendas urbanas de Granada que quizá no conozcas

Todas las ciudades guardan historias y enigmas, pero en Granada es que brotan por cada esquina. La ciudad está repleta de enclaves llenos de misterio que han sido objeto de inspiración para la invención de historias, aunque muchos afirman que poco tienen de leyendas urbanas de Granada.

Sean ciertas o no estas habladurías, muchas de estas narraciones forman parte ya del imaginario colectivo de la ciudad.

Estas leyendas han corrido de boca en boca, y hoy en Hostel Nut vamos a desempolvar algunas. ¿Te apetece conocer tres historias misteriosas de Granada? ¡Sigue leyendo!

El alma errante de la Diputación

Si eres de Granada, quizá no hace falta que te hagamos la presentación del que puede ser el fantasma más conocido de la ciudad. Pero si vas a visitar Granada, seguro que la lectura de esta leyenda hace que, cuando pases por primera vez por la calle Mesones, te detengas ante el edificio que albergaba la antigua Diputación de Granada, hoy sede del Catastro.

Han pasado ya más de 30 años, pero este inmueble dio la vuelta a España después de que un equipo de investigadores de la Universidad de Granada y la Asociación de Parapsicología Omega, informaran de la presencia de un espectro. Un fantasma con nombre y apellido: el padre Benito. Su nombre aún suena en cada free tour en Granada o en visitas especializadas por la Granada más misteriosa.

¿Pero qué tiene que ver un sacerdote con ese edificio? Sea verdad o no su existencia, su presencia no sería descabellada, puesto que dicho edificio, antes de ser Diputación, fue una mezquita musulmana, más tarde la iglesia de la Magdalena, luego un almacén de una gran multinacional y, en 1985, edificio oficial de la administración. Precisamente en este último paso fue cuando, supuestamente, se descubrieron numerosos restos óseos, al parecer infantiles, bajo los cimientos del edificio.

Hasta el programa español especializado en fenómenos paranormales Cuarto Milenio le dedicó un programa al fantasma de la Diputación de Granada. Las fuentes consultadas señalan que en la década de los 80 varios funcionarios denunciaron públicamente que esta presencia no les permitía seguir trabajando en las oficinas de la calle Mesones. Hablaban de personas agredidas, manos invisibles que tecleaban, tirones de cabello…

Pero el padre Benito no es el único fantasma que forma parte de las leyendas más impactantes de Granada. El conservatorio de Granada, la casa de Federico García Lorca o el espíritu de la Facultad de Documentación supuestamente también tienen inquilinos inmortales.

 

Pie de foto: Interior del antiguo edificio de la Diputación de Granada | Fuente: mistérica.net

 

El tesoro del Sacromonte

El Sacromonte guarda mil y una historias, pero hay una, que de ser verdad, podría cambiarle la vida a alguien, económicamente hablando.

Según cuentan las leyendas, cuando el Reino Nazarí cayó durante la Guerra de Granada (1482-1492), provocó que los nobles árabes, en su huida, escondieran sus pertenencias en el Monte de Valparaíso, la colina en la que hoy día de sitúa el espectacular barrio del Sacromonte, un paseo obligatorio si visitas la ciudad de Granada.

Estos tesoros escondidos fueron buscados con mucho ímpetu por los esclavos que fueron liberados tras la contienda árabe-cristiana. Según cuentan las lenguas, aunque en sus excavaciones no encontraron nada, sí que ese trabajo les sirvió de refugio. Ellos fueron los creadores de las famosas cuevas del Sacromonte, o eso dicen por ahí. ¿Del tesoro? Ni rastro aún.

 

Pie de foto: Plaza de los Lobos de Granada | Fuente: Patronato provincial de Granada

 

La plaza de los lobos de Granada

Hay historias curiosas que han calado tanto que incluso han dado el nombre a calles y plazas. En Granada no faltan estos lugares. De hecho, en pleno centro de Granada, muy cerca de Hostel Nut, hay una leyenda muy peculiar que justifica el nombre de la Plaza de los Lobos.

 Durante los siglos XVI y XVII, supuestamente las manadas de lobos que poblaban Sierra Nevada bajaban hasta Granada para buscar comida fácil con la caza de ganado.

Ante la problemática, el Ayuntamiento de Granada empezó a remunerar a aquellos que presentaran pruebas de haber aniquilado a estas bestias. El lugar al que había que llevarlos era una casa ubicada en esta plaza, que heredó el nombre de esta práctica.

 

¿Qué te han parecido estas leyendas urbanas de Granada? ¿Las conocías? ¿Te sabes alguna más? Si te interesa la faceta más misteriosa de la ciudad , te recomendamos que te apuntes a alguna de sus rutas guiadas temáticas. Nosotros te esperamos en Hostel Nut para tu alojamiento en el centro de Granada, ¡por el momento no hay rastro de fantasmas por aquí! 😉